UNA INSTITUCIÓN ADICTA UNA INSTITUCIÓN ADICTA
“Qué triste que un policía dañe su carrera por un kilito de droga”, sostuvo el ministro de Gobierno de facto Arturo Murillo. Informó que... UNA INSTITUCIÓN ADICTA

“Qué triste que un policía dañe su carrera por un kilito de droga”, sostuvo el ministro de Gobierno de facto Arturo Murillo. Informó que cuando se procedía a la incineración de un decomiso de cocaína, se sorprendió a siete policías robando parte de la mercancía.

La dictadura arrastra al abismo a la institución.

El 28 de enero, el Ejército y la Fuerza Aérea de México, detuvieron en la isla de Cozumel, un “Narcojet” procedente de Guayaramerín Bolivia: “La droga estaba en el avión sin ningún método de ocultamiento. Está claro que en el lugar donde la cocaína fue subida a bordo, no hubo ningún tipo de control”, comentó una fuente judicial al periódico argentino Lanacion.com.ar. https://www.lanacion.com.ar/seguridad/narcojet-avion-donde-secuestraron-1000-kilos-cocaina-nid2328626

Es imposible que una tonelada de cocaína hubiese salido de un aeropuerto internacional (Guayaramerín), sin la complicidad del gobierno.

“La droga fue cargada en el Chapare”, declaró entonces el ministro de gobierno Arturo Murillo. Días después, ante la lluvia de evidencias, no tuvo más remedio que admitir que la cocaína procedía de Guayaramerín, provincia colindante con las tierras de la familia de la presidenta de facto.

Autoridades del gobierno transitorio, crearon una gigantesca “zona liberada” ubicada entre Santa Ana, San Ramón y San Joaquín, centro de acopio que utiliza el narcotráfico para disparar la droga hacia los demás países del continente.

El Narcojet detenido en México, pertenecía al cártel de Jalisco y debía financiar la campaña de Jeanine Añez.

En un intento por crear mayor confusión sobre el tema, la presidenta autoproclamada salió a decir que “en el país existen nueve (9) cárteles del narcotráfico funcionando”.

¿Los policías no lo sabían? Al respecto existen dos posibilidades:

O la policía se sumó al libreto de Añez, que para marear la perdiz, dijo que existían varios cárteles colombianos y mexicanos, para no quedar como la única que tiene vínculos con la mafia; o la policía siempre supo que existían estas estructuras mafiosas, y son cómplices de haberlas ocultado. En ambos casos los verdes cometen delito. Cosa que a estas alturas, les interesa bien poco.

Mientras los comandantes golpistas, se repartieron un botín de un millón de dólares, los policías de bajo rango salen a patrullar las calles para garantizar el cumplimiento de la cuarentena.

No se les ha proporcionado indumentaria apropiada para estos casos, aunque por su tarea, son una población con alto riesgo de contraer el virus.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter