THE GUARDIAN: “LA OEA TIENE QUE RESPONDER POR SU PAPEL EN EL GOLPE” THE GUARDIAN: “LA OEA TIENE QUE RESPONDER POR SU PAPEL EN EL GOLPE”
“Nadie dijo que hubo fraude en las elecciones del 16 de noviembre en Louisiana, cuando el candidato demócrata, obtuvo una victoria de 2.6% de... THE GUARDIAN: “LA OEA TIENE QUE RESPONDER POR SU PAPEL EN EL GOLPE”

“Nadie dijo que hubo fraude en las elecciones del 16 de noviembre en Louisiana, cuando el candidato demócrata, obtuvo una victoria de 2.6% de puntos, después de estar perdiendo toda la noche” The Guardian. 

El mismo día, dos medios de comunicación de circulación mundial, sostienen que no hubo fraude y que la OEA debe hacerse cargo por alentar el golpe de estado. El “Washington Post” y “The Guardian”, afirman que la OEA actuó con negligencia y manipuló los resultados que desembocaron en el golpe de estado en Bolivia.

A continuación trascribimos la traducción en español de The Guardian:

 

HACEMOS UN LLAMADO A LA OEA PARA QUE RETIRE SUS DECLARACIONES ENGAÑOSAS SOBRE LAS ELECCIONES, QUE HAN CONTRIBUIDO AL CONFLICTO POLÍTICO.

97 economistas y estadísticos señalan algunos hechos, sobre cómo la OEA ayudó a engañar a la población sobre las elecciones en Bolivia.

¿Quién en los medios estadounidenses informará estos hechos?

La administración Trump ha apoyado abierta y firmemente el golpe militar del 10 de noviembre que derrocó al gobierno del presidente Evo Morales.

Muchas personas que apoyaron el golpe han afirmado que Morales robó las elecciones. Esta historia de fraude recibió un gran impulso mediante una declaración emitida por la Organización de Estados Americanos (OEA), el día después de las elecciones del 20 de octubre. La declaración, de la Misión de Observación Electoral de la OEA para Bolivia, anunció “profunda preocupación y sorpresa por el cambio drástico y difícil de explicar en la tendencia de los resultados preliminares después del cierre de las urnas”. No se incluyeron pruebas en apoyo de esta declaración. Sin embargo, se interpretó ampliamente como una acusación de fraude, y tales acusaciones se hicieron comunes en los principales medios de comunicación desde la elección.

De hecho, es fácil mostrar con datos electorales, que están disponibles públicamente, que el cambio en el liderazgo de Morales no fue “drástico” ni “difícil de explicar”. Hubo una pausa en el “conteo rápido” de los resultados de la votación, cuando se contó el 84% de los votos, y el liderazgo de Morales fue de 7.9%. Con un 95%, su margen había aumentado a poco más del 10%, lo que le permitió a Morales ganar en la primera ronda, sin una segunda vuelta. Al final, el recuento oficial mostró una ventaja del 10,6%.

No es raro que los resultados de las elecciones estén sesgados por ubicación, lo que significa que los resultados pueden cambiar dependiendo de cuándo se cuenten los votos de diferentes áreas. Nadie argumentó que hubo fraude en las elecciones gubernativas del 16 de noviembre de Louisiana, cuando el candidato demócrata John Bel Edwards, obtuvo una victoria de 2.6% de puntos, después de quedarse atrás toda la noche, porque ganó el 90% de los votos en el condado de Orleans, al final del conteo.

Y el cambio en el liderazgo de Morales no fue “drástico” en absoluto; fue parte de un aumento constante y continuo en la ventaja de Morales durante horas antes de la interrupción.

Este gráfico muestra que el liderazgo del presidente Evo Morales (puntos azules claros) y de su partido en las elecciones parlamentarias (puntos azules oscuros) aumentó a un ritmo constante durante la mayor parte del recuento de votos. No hubo un aumento repentino al final para ponerlo por encima del umbral del 10%.

La explicación del aumento en el margen de Morales fue, por lo tanto, bastante simple: las áreas de informes posteriores fueron más pro-Morales que las áreas de informes anteriores.

De hecho, el resultado final fue bastante predecible sobre la base del primer 84% de los votos reportados. Esto se ha demostrado mediante el análisis estadístico y también mediante un análisis aún más simple de las diferencias en las preferencias políticas entre las áreas de informes posteriores y anteriores.

Hacemos un llamamiento a la OEA para que retire sus declaraciones engañosas sobre las elecciones, que han contribuido al conflicto político y sirvieron como una de las “justificaciones” más utilizadas para el golpe militar. Pedimos al Congreso de los Estados Unidos que investigue este comportamiento de la OEA y se oponga al golpe militar, al continuo apoyo de la administración Trump y a la continua violencia y violaciones de los derechos humanos del gobierno de facto.

Los medios de comunicación y los periodistas también tienen la responsabilidad de buscar expertos independientes que estén al menos familiarizados con los datos electorales y puedan ofrecer un análisis independiente de lo que sucedió, en lugar de simplemente tomar la palabra de los funcionarios de la OEA que ahora han demostrado repetidamente estar equivocados al respecto.

Muchas vidas pueden depender de que esta historia sea correcta.

Nosotros, los abajo firmantes, pedimos que se respeten las instituciones y procesos democráticos de Bolivia.

Ha-Joon Chang, director del Centro de Estudios de Desarrollo, Facultad de Economía, Universidad de Cambridge.

James Galbraith, Universidad de Texas en Austin

Thea Lee es la presidenta del Instituto de Política Económica.

Mark Weisbrot, cofundador, codirector, Centro de Investigación Económica y Política

Oscar Ugarteche es economista del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

Jayati Ghosh es un economista de desarrollo indio. Ella es la presidenta

del Centro de Estudios y Planificación Económicos de la Universidad Jawaharlal Nehru, Nueva Delhi

Stephanie Kelton es profesora de Política Pública y Economía en la Universidad Stony Broo

 

 

Texto completo: https://www.theguardian.com/commentisfree/2019/dec/02/the-oas-has-to-answer-for-its-role-in-the-bolivian-coup

 

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter