SOLO LOS PERROS TIENEN LEALTAD VERDADERA SOLO LOS PERROS TIENEN LEALTAD VERDADERA
  Uno de los dioses más importantes del antiguo Egipto es representado con la cabeza de un perro, se trata de Anubis. El dios... SOLO LOS PERROS TIENEN LEALTAD VERDADERA

 

Uno de los dioses más importantes del antiguo Egipto es representado con la cabeza de un perro, se trata de Anubis. El dios de la muerte expresa con su apariencia canina el paso de un mundo a otro, la lealtad del alma sobre el cuerpo. Desde tiempos inmemoriales, la figura del perro, para la cultura egipcia y muchas otras primeras culturas de la humanidad representaron la protección y la vinculación con algo más allá del entendimiento terrenal.

Así, históricamente y para muchas culturas, una cualidad propia de los perros es la lealtad. Esta cualidad incluso ha intentado ser humanizada, sin embargo, cuando se habla de lealtad con cierta propiedad se entiende que es una cualidad estrictamente canina. Tiene mucho que ver con el afecto humano-animal, instinto y herencia genética.

Hoy en día, como en las primeras culturas de la humanidad, los perros siguen demostrando que son los únicos leales a diferencia de otros animales. Así como Anubis transportaba a los muertos a un mundo mejor deseado, hoy en día los perros trasladan a la gente en vida a un mundo de amor y lealtad absoluta.

A diferencia de los gatos existen casos reales que demuestran la lealtad perruna: como Hachikō el perro japonés de raza akita, recordado por esperar a su amo, el profesor Hidesaburō Ueno, en la estación de Shibuya incluso varios años después de la muerte de este.

Otro caso es el de Bobby, de raza Terrier que pertenecía a un policía de Edimburgo llamando John Gray, cuando este policía falleció por tuberculosis Bobby estuvo presente durante todo el funeral de su amigo y luego siguió al cortejo fúnebre hasta el cementerio. Se quedó sobre la tumba de su dueño por 14 años.

Peluche es otro can que demostró su lealtad al permanecer con su dueño de 81 años que había caído a un barranco y estuvo atrapado por siete horas. Peluche se encargó de acompañarlo, pero también de alertar a la policía con sus ladridos hasta que el hombre fue localizado y rescatado.

Por estas historias y otras muchas más que podrían narrarse el perro es el único ser que demuestra absoluta lealtad pidiendo como única recompensa el afecto de sus dueños.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *