POR QUÉ LA OEA SE ENFOCA EN BOLIVIA Y NO EN ARGENTINA, BRASIL, CHILE Y ECUADOR POR QUÉ LA OEA SE ENFOCA EN BOLIVIA Y NO EN ARGENTINA, BRASIL, CHILE Y ECUADOR
La Misión de Observación Electoral (MOE) que envió la Organización de Estados Americanos (OEA) a Bolivia fue altamente diligente en función a que el... POR QUÉ LA OEA SE ENFOCA EN BOLIVIA Y NO EN ARGENTINA, BRASIL, CHILE Y ECUADOR

La Misión de Observación Electoral (MOE) que envió la Organización de Estados Americanos (OEA) a Bolivia fue altamente diligente en función a que el país no ha estado alineado con su ideario político, económico y programático en la región.
Ante la invitación del Estado boliviano para auditar las justas electorales desarrolladas el 20 de octubre, este organismo multilateral busca imponer que su auditoría sea de carácter vinculante transgrediendo la soberanía del Estado boliviano.
También ha solicitado mediante sus delegados que se lleve a cabo una segunda vuelta al margen de la determinación final de resultados del Tribunal Supremo Electoral (TSE), nuevamente demostrando el más absoluto irrespeto e intento de imposición de directrices a un Órgano independiente del Estado boliviano, violando además la Constitución Política del Estado.
En contrapartida, actualmente el gobierno Chile se encuentra bajo un cerco de protestas populares que evidencian el agotamiento de un modelo político y económico, el neoliberal, impuesto y fomentado durante décadas por la OEA con diversas directrices anacrónicas a la realidad popular.
En Chile, la reivindicación social va más allá del incremento del metro, principal trasporte público. Las demandas de la población chilena se enmarcan en contra del sistema de pensiones, un sistema ya obsoleto que fomenta la desigualdad social. Los sistemas de salud y educación con una enorme brecha de desigualdad entre lo privado y público. El sistema de privatizaciones de los servicios básicos y los escándalos de corrupción de las elites políticas. Ante la represión militar con toque de queda instaurado en el vecino país la OEA no emitido ningún pronunciamiento.
En Ecuador, cuando se suscitaban los mayores actos de convulsión social producto del Decreto Ejecutivo 883 siguiendo las directrices del Fondo Monetario Internacional, la OEA no emitió ningún tipo de comunicado, menos una Resolución en atención al toque de queda, el cierre de la Asamblea Nacional, y el traslado del poder ejecutivo de Quito a Guayaquil. A la fecha Ecuador vive la persecución política de diversos líderes por parte del gobierno de Lenín Moreno, como el caso de Gabriela Rivadeneira que se encuentra refugiada en la embajada de México, entre muchos otros que no corrieron con la misma suerte y han sido detenidos y encarcelados extra judicialmente.
Tanto Perú, Ecuador y Chile son países cuyos gobiernos históricamente han seguido los designios diplomáticos de la OEA, han tratado de emular los valores democráticos norteamericanos, han acatado de forma diligente las privatizaciones de sus empresas públicas estratégicas y se han alineado con los intereses de Estados Unidos intermediados por la OEA. Hoy sus sistemas políticos y económicos se encuentran en crisis producto de total carencia de legitimidad.
Argentina a la fecha experimenta, con el gobierno de Mauricio Macri, la mayor crisis económica, crisis alimentaria y convulsión social que ha tratado de ser invisibilizada por los medios hegemónicos de comunicación. En Brasil, Jair Bolsonaro ha anunciado que ante cualquier protesta social las Fuerzas Armadas Brasileras estarán listas para responder a lo que él llama “movilizaciones lideradas por movimientos de izquierda”. La OEA no se ha manifestado sobre la situación de ambos países cuyos gobiernos se enmarcan con el modelo político ideal de la Organización multilateral.
La OEA se fundó en abril de 1948, en plena guerra fría, bajo un lineamiento ideológico específico: la consolidación del continente enmarcado en los valores democráticos norteamericanos y total defensa contra la ideología socialista que disputaba el sentido común global en aquella época.
En esa línea, de total imposición y supeditación de los “valores democráticos” norteamericanos a todos los países del organismo multilateral, mediante la Resolución del 31 de enero de 1962 se expulsa a Cuba de la OEA con 14 votos a favor, el de Cuba en contra y las seis abstenciones de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador y México.
Ese acontecimiento histórico develaría ante los países miembros de la OEA el espíritu represivo contra toda ideología y autodeterminación progresista, en el Organismo no se admitían disidencias políticas ni programáticas diferentes a las determinadas por los Estados Unidos de Norteamérica.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.