PHILIP GOLDBERG, EL EMBAJADOR QUE INTENTÓ DIVIDIR BOLIVIA ASUMIRÁ FUNCIONES EN COLOMBIA. PHILIP GOLDBERG, EL EMBAJADOR QUE INTENTÓ DIVIDIR BOLIVIA ASUMIRÁ FUNCIONES EN COLOMBIA.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acaba de designar embajador en Colombia a Philip Goldberg, funcionario que según sus propias palabras, se reunió... PHILIP GOLDBERG, EL EMBAJADOR QUE INTENTÓ DIVIDIR BOLIVIA ASUMIRÁ FUNCIONES EN COLOMBIA.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acaba de designar embajador en Colombia a Philip Goldberg, funcionario que según sus propias palabras, se reunió en secreto en repetidas oportunidades con los líderes separatistas de la Media Luna.

Goldberg arribó a Bolivia poco tiempo después de que Evo Morales asumió la presidencia, cuando el país vivía una escalada de violencia provocada por las gobernaciones y alentada desde la embajada norteamericana.

Financió el bloqueo de carreteras, aeropuertos, la toma y quema de oficinas públicas y se reunió en secreto en repetidas oportunidades con los líderes separatistas de la Media Luna. El primer mandatario boliviano acusó al embajador de Estados Unidos de conspirar junto a la oposición boliviana en contra del Gobierno para dividir el país e instruyó su expulsión: “Quien conspira contra la democracia y sobre todo busca la división de Bolivia es el embajador de EEUU”, expresó el presidente por lo que “Queda declarado como persona no grata”, señaló Morales el 12 de septiembre de 2008.

Estas acusaciones tenían como principal sustento las reuniones políticas que sostuvo Goldberg con las principales cabezas de la extrema derecha boliviana que intentaba conseguir la división entre oriente y occidente.

Pero el embajador también tenía un antecedente nefasto en su historial como “diplomático” cuando estuvo en Kosovo, pues fue allí que tuvo corresponsabilidad en la división de Serbia y Montenegro, “experiencia” que quiso replicar en Bolivia.

Sus malos antecedentes no quedaron ahí, pues después de haber sido expulsado de Bolivia, desembarcó en Filipinas donde fue duramente cuestionado por el presidente de aquel país, Rodrigo Duterte, quien llegó a llamar “hijo de puta” a Golberg, acusándolo de entrometerse en las elecciones, lo cual derivó en que la misión del norteamericano termine de muy mala manera el año 2016.

En febrero de 2018 aterrizó en La Habana (designado por Trump) para ocupar el cargo de Encargado de Negocios, pero solo duró seis meses en el cargo, cuestionado duramente por el gobierno cubano justamente por sus antecedentes en Kosovo y principalmente en Bolivia.

El Presidente de Estados Unidos anunció su intención de enviar a Golberg como su Embajador en Colombia, ahora todo dependerá de la aprobación del Congreso norteamericano y de la aceptación por parte del Gobierno colombiano.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter