OPPENHEIMER IMPLORA A TRUMP QUE INVADA AMÉRICA LATINA OPPENHEIMER IMPLORA A TRUMP QUE INVADA AMÉRICA LATINA
No es de extrañar que su última columna publicada en El Nuevo Herald, el periodista Andrés Oppenheimer vuelva a atacar a Bolivia pidiendo a... OPPENHEIMER IMPLORA A TRUMP QUE INVADA AMÉRICA LATINA

No es de extrañar que su última columna publicada en El Nuevo Herald, el periodista Andrés Oppenheimer vuelva a atacar a Bolivia pidiendo a Trump que denuncie al país como una “tiranía”, dentro una letanía en la que solo falta que implore al presidente de EEUU que invada América Latina.

“El gobierno de Trump ha adoptado el término la “Troika de la Tiranía” para referirse a los regímenes de Venezuela, Nicaragua y Cuba, pero rara vez se refiere al desmantelamiento de la democracia por parte del presidente narcisita-leninista de Bolivia, Evo Morales” dice el “laureado periodista”.

No es de extrañar, porque Oppenheimer es la punta de lanza de la ofensiva mediática del neoliberalismo financiado por las transnacionales para atacar a los gobiernos de izquierda de Latinoamérica.

Para Oppenheimer, Estados Unidos ya debería haber invadido América Latina hace rato, porque en su opinión, el neoliberalismo es el mejor modelo del mundo y las transnacionales están en su derecho de saquear los recursos naturales donde mejor les convenga. No en vano los consorcios mediáticos para los que trabaja, incluyendo CNN, están financiados por esas empresas.

Oppenheimer tiene una larga trayectoria. Sus premios van desde el Pulitzer, hasta el premio Rey de España y no son gratuitos, porque no en vano es un comunicador funcional al capitalismo, adalid del neoliberalismo y, aunque su nacionalidad sea argentina, portavoz del movimiento disidente cubano.

Odio a Bolivia

No es la primera vez que el periodista ataca a Bolivia, lo hizo en varias ocasiones. Sin embargo, es memorable la de diciembre de 2003, en que su programa televisivo titulado “Fundamentalismo indígena” decidió de manera “imparcial”, que la Masacre de Octubre por la que fue expulsado el presidente Sánchez de Lozada, fue una “revuelta financiada por el narcotráfico con fines terroristas”.

Para llegar a tan notable conclusión Oppenheimer entrevistó a “autoridades en la materia” como al jefe de los cubanos en,EEUU, Carlos Alberto Montaner, y al depuesto presidente de Bolivia, Gonzalo Sánchez de Lozada, quienes sentenciaron que los 67 bolivianos asesinados en octubre de 2003 y los cientos de heridos, eran “terroristas”.

Aunque muy hábil para falsear datos y dar apariencia de verdad a mentiras groseras, Oppenheimer no puede negar que Bolivia es un país democrático, en el que se ha reducido la pobreza extrema del 38 al 15%, en el que cada vez más niños tienen alimento y educación y en el que ahora todas las personas tienen derecho a la salud.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter