OPOSITORES VUELVEN A PEDIR INTERVENCIÓN DE EEUU OPOSITORES VUELVEN A PEDIR INTERVENCIÓN DE EEUU
A pesar de las investigaciones realizadas en Colombia, Perú y Bolivia que dan por resultado el fracaso de la DEA en la lucha contra... OPOSITORES VUELVEN A PEDIR INTERVENCIÓN DE EEUU

A pesar de las investigaciones realizadas en Colombia, Perú y Bolivia que dan por resultado el fracaso de la DEA en la lucha contra el narcotráfico, la senadora Carmen Eva González, volvió a pedir la intervención de EEUU y el regreso de la DEA.

Aunque el objetivo de la DEA es reducir la producción de estupefacientes, en los hechos se puede ver que en los países en los que opera aumenta el narcotráfico. En el caso de Colombia, por ejemplo, los cultivos de coca crecen de manera incontrolada y es el país que mayor cantidad de coca produce en el mundo.

Aumento de la producción y el tráfico

El director y profesor de Estudios Internacionales de la Universidad de Miami, Bruce Bagley, señaló a la BBC, que la producción y tráfico de drogas no ha disminuido en Colombia, donde la DEA lucha contra las drogas.

“Estados Unidos se podrá sentir muy bien con Colombia, pero medir los resultados en términos de la mejoría de relaciones bilaterales es tener la métrica equivocada porque no están considerando el efecto regional. A pesar de sus metas declaradas, la DEA no ha alcanzado ninguna en el sentido más global”, expresó Bagley.

En Bolivia la DEA y la CIA, que actuaron a sus anchas durante el neoliberalismo, solo dejaron recuerdos amargos de persecución, abusos y asesinato de campesinos en el Chapare, además del fracaso de la “guerra contra las drogas”.

HUANCHACA, NICARAGUA E IRÁN

El mayor escándalo protagonizado por la DEA y la CIA en Bolivia fue el caso Huanchaca, en que el científico Noel Kempff Mercado fue asesinado al descubrir accidentalmente una megafábrica de cocaína. El gobierno de Víctor Paz Estenssoro tardó tres días en llegar al lugar, pese a que en el país se encontraban aeronaves Hércules, helicópteros Black Wak y marines norteamericanos para combatir el narcotráfico. Los narcotraficantes de Huanchaca tuvieron tiempo de sobra para huir.

Por el caso se produjo una disputa entre el jefe de la DEA en Bolivia, Frank Micolini y el jefe de la CIA, David Greenlee, entonces oficial político de la embajada de EEUU. Macolini informó a sus superiores que el entonces embajador de EEUU, Edward Rowell, había alterado el informe.  Días más tarde Rowell abandonó el país sin dar explicaciones y su cargo fue ocupado por Greenlee.

Posteriormente se conoció que la megafábrica de cocaína de Huanchaca era operada por la CIA que estaba al mando del teniente coronel Oliver North, quien encabezaba un gigantesco operativo que producía droga en Bolivia, la que era vendida en EEUU y con cuyas ganancias se financiaba a los contrarrevolucionarios de Nicaragua, así como la venta de armas a Irán.

Diversas versiones aseguran que operadores diplomáticos y políticos de EE.UU. como Jesús Rodríguez, David Greenlee y Manuel Rocha supervisaban el funcionamiento de la fábrica de cocaína de Huanchaca.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter