NUNCA HUBO FRAUDE: LOS DATOS DE LA TREP COINCIDEN EN UN 99.8%, CON EL CÓMPUTO OFICIAL NUNCA HUBO FRAUDE: LOS DATOS DE LA TREP COINCIDEN EN UN 99.8%, CON EL CÓMPUTO OFICIAL
La suspensión o no del cómputo de la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), carece de relevancia por tres razones que los medios de... NUNCA HUBO FRAUDE: LOS DATOS DE LA TREP COINCIDEN EN UN 99.8%, CON EL CÓMPUTO OFICIAL

La suspensión o no del cómputo de la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), carece de relevancia por tres razones que los medios de comunicación “se olvidaron” de informar:

1.- Los datos finales de la TREP y el cómputo oficial de las actas, coinciden en un 99.8 por ciento.

2.- En Bolivia, el único cómputo vinculante es el cómputo oficial, elaborado por los Tribunales Electorales en base a las actas verdaderas.

3.- El conteo que realiza la TREP, es un escrutinio provisorio (es un conteo de referencia, no son datos validos), en cambio, el cómputo oficial en base a las actas, NO SE INTERRUMPIÓ EN NINGÚN MOMENTO.

Inicialmente Carlos Mesa y la Organización de Estados Americanos (OEA), denunciaron un “inexplicable cambio de tendencia”, pero al comprobarse que los votos provenían del área rural, donde la población es mayoritariamente favorable al MAS, aspecto que ni Carlos Mesa ni la OEA, tuvieron en cuenta en su análisis geográfico, rápidamente cambiaron de discurso.

Dijeron entonces que existió “un servidor” que no había sido declarado oficialmente, “hubo gente que iba conociendo el procesamiento de los resultados antes de ser publicados”, dijeron. Pero el informe de la OEA, no dice que este “servidor”, hubiese alterado los datos.

Como una supuesta “prueba de irregularidades”, la OEA presentó como ejemplo, 13 actas del municipio de Sacaca (Potosí), cuestionando que existiendo solo 2 o 3 mesas, “una sola persona haya llenado las actas”. Desconociendo que en los lugares más pobres de Bolivia se acostumbra entregar los formularios a quien sabe escribir, o sabe escribir mejor, e incluso puede rellenar las actas un niño.

Aquello no constituye una prueba de fraude.

Aun eliminando del cómputo, todas las observaciones de la OEA, de todos modos, ganaba Evo Morales.

El lunes 6 de octubre de 2020, el coronel Luis Fernando Guarachi, anunció que “en un operativo en el mismo lugar de los hechos la policía había descubierto a la persona que, habría dado la orden de detener el conteo de la TREP”.

Sin embargo, en Bolivia el único cómputo vinculante es el cómputo oficial, elaborado por los Tribunales Electorales en base a las actas verdaderas, y que NO SE DETUVO EN NINGÚN MOMENTO.

Además, los datos finales de la TREP y el cómputo oficial de las actas, coinciden en un 99.8%, por lo que la suspensión o no del cómputo de la TREP, carece de relevancia en los datos finales.

Los medios de comunicación, Arturo Murillo y el coronel Luis Fernando Guarachi, pretenden convencernos que hubo fraude.

Pero no hubo.

 

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter