“NO TIENEN ALMA SON SALVAJES” “NO TIENEN ALMA SON SALVAJES”
Las desafortunadas palabras de “la autoproclamada”, no hacen más que inscribirse en una antiquísima saga de desprecios, utilizados en diferentes momentos de la historia... “NO TIENEN ALMA SON SALVAJES”

Las desafortunadas palabras de “la autoproclamada”, no hacen más que inscribirse en una antiquísima saga de desprecios, utilizados en diferentes momentos de la historia de la humanidad y cuyo objetivo consistía en “deshumanizar” a los indígenas, para luego reprimirlos, asesinarlos, quitarles sus tierras y recursos naturales.

Los espíritus atormentados de los conquistadores, necesitaban de una coartada moral que les permita justificar las atrocidades que cometían, por lo tanto, se negaban a considerar a los indígenas como seres humanos. Al no ser personas, podían exterminarlos.

El 6 de agosto de 1825, siguiendo los parámetros coloniales de la época, se fundó la república de Bolivia. El Articulo 14 de la primera constitución, consideraba que mujeres e indios carecían de facultades mentales, por lo que el marido y el patrón, debían sojuzgar a esos seres llenos de pecados abominables.

Para ser ciudadano era necesario, “Saber leer y escribir… y tener algún empleo”. La mayoría de quienes habitaban la inmensa extensión de aquella patria reciente, no sabían ni tenían. Si los elementos esenciales y constitutivos de un Estado son el territorio y la población, Bolivia nace como un país sin personas, sin ciudadanos.

Sin embargo, la afirmación de Janine Añez, que debía alborotar a una sociedad compuesta mayoritariamente por población indígena, no causó mayor efecto. Cumpliéndose a cabalidad las pautas culturales de una sociedad educada en el autodesprecio: “la victoria del colonialismo consiste en que el colonizado, se desprecie a sí mismo, se avergüence de sí mismo” señalaba, Frantz Fanon.

“Estos indios no tienen alma, no les duele nada, son salvajes” repiten los curas que acompañaron las carabelas de Cristóbal Colón.

Durante 500 años enviaron a la hoguera a millones de indios por creer en la blasfemia de que la tierra es la madre de todos, “es Pachamama”, rezan los indígenas aterrados, antes de ser despedazados por los perros asesinos que han traído los conquistadores.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter