MONSEÑOR GUALBERTI HACE CAMPAÑA POLÍTICA CON LOS INCENDIOS MONSEÑOR GUALBERTI HACE CAMPAÑA POLÍTICA CON LOS INCENDIOS
  En Latinoamérica la religión se ha impuesto con la cruz y la espada, con excepción de la Chiquitania boliviana donde los sacerdotes jesuitas... MONSEÑOR GUALBERTI HACE CAMPAÑA POLÍTICA CON LOS INCENDIOS

 

En Latinoamérica la religión se ha impuesto con la cruz y la espada, con excepción de la Chiquitania boliviana donde los sacerdotes jesuitas evangelizaron endulzando los oídos de los pueblos originarios a través de la música. El arzobispo de Santa Cruz, monseñor Sergio Gualberti, opta por la misma táctica de endulzar los oídos de los chiquitanos abordando el tema de los incendios, pero esta vez no por una labor de evangelización, sino como una labor estrictamente política anti gubernamental.

Mientras en el país se realizaban acciones concretas y esfuerzos mancomunados entre los distintos niveles de gobierno: municipal, departamental y nacional, para palear los incendios en el país con 50 cuadrillas de bomberos, 22 camiones cisternas, 3.774 especialistas en apagar incendios, 7 naves cisternas aéreas, 188 vehículos especializaos, un supertanker, víveres y enseres, el arzobispo convocaba a una jornada de oración meramente simbólica y cargada de lineamientos políticos de ataque focalizado al gobierno central.

El religioso apuntó: “Consideramos estas medidas responden a una lógica capitalista, a un modelo de desarrollo altamente consumista y depredador de la naturaleza que en nuestro país se expresan en proyectos hidroeléctricos, la ampliación de la frontera agrícola, la construcción de carreteras y la vieja lógica extractivista”.

El arzobispo obvia el análisis de la acumulación de capital de la iglesia global e iglesia boliviana. Considera que los proyectos hidroeléctricos afectan la naturaleza como si el desarrollo del país se hubiera estancado en el tiempo de los primeros chiquitanos y primeros jesuitas que los evangelizaron desde una visión totalmente paternalista. Bajo la lógica totalmente proselitista de Gualberti el país no merece carreteras, pero tampoco propone nada más que la denuncia.

El Arzobispo no mide con la misma vara los problemas y las acciones sobre los incendios en el país, un tema que afecta a todos los bolivianos y que es aprovechado políticamente por este personaje religioso olvidando la parábola de Mateo 7 y sus versículos: “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.

 

 

 

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.