MATARTE CADA DÍA MATARTE CADA DÍA

MATARTE CADA DÍA

Política 30 diciembre, 2019 primeral

 “A estos, hay que ponerles un muerto bajo la alfombra”, Arturo Murillo Desmantelar lo que se ha logrado en 13 años, es el plan... MATARTE CADA DÍA

 “A estos, hay que ponerles un muerto bajo la alfombra”, Arturo Murillo

Desmantelar lo que se ha logrado en 13 años, es el plan definitivo de los golpistas. Sin embargo, para que los homicidas se puedan salir con la suya, deben mantener a la sociedad en el miedo, necesitan que nadie pueda salir del horror. Es la doctrina del Shock permanente.

“Plantan” pruebas, anuncian grandes persecuciones sin presentar ni una sola evidencia del supuesto delito. Se infiltran en manifestaciones pacíficas para “marcar” a los líderes, envían a bandas de “motoqueros” a neutralizar las manifestaciones populares y asedian embajadas; todo con el beneplácito de los policías que miran para otro lado y de los medios de comunicación, que replican entusiastas, las mentiras que el régimen inventa.

Necesitan generar zozobra permanente, para que lo políticamente imposible se vuelva inevitable.

Sobre la Masacre de Senkata, dijeron, “nosotros no hemos disparado ni un solo tiro”. Ningún periodista los contradijo. Que la afirmación esté vacía de sentido, carece de importancia. Esta, es otra manera de decirnos, “¿ves, lo que podemos hacer?”, “nadie va a detenernos, somos el poder absoluto”. El poder de inventar la realidad, el poder de decidir lo que es verdad y lo que es mentira. Si son capaces de asesinar y luego decirnos en nuestra cara que ellos no dispararon ni un solo tiro, son capaces de cualquier cosa.

Para llevar a cabo su misión en la tierra (que no tiene nada que ver con llevar la biblia a Palacio Quemado), necesitan crear “condiciones políticas dictatoriales”. Para que entiendas de una vez que la democracia, son ellos y si no te gusta irás a la cárcel.

Si a esta situación le sumamos que la justicia, regresó a manos de gánster de corbata y anillos de oro junto a policías forajidos, tendremos como resultado: el espanto.

Ante semejante escenario, la única herramienta que puede contener esta ola de arbitrariedad, es volver a construir el instrumento de la unidad, que garantice derechos, una racha de aire fresco y limpio que regrese a los mercachifleros al pasado de donde escaparon sedientos de sangre y revancha.

 

 

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter