¿LIBERTAD DE PRENSA O LIBERTAD DE EMPRESA? ¿LIBERTAD DE PRENSA O LIBERTAD DE EMPRESA?
Hoy 3 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Libertad de Prensa en honor a la declaración de Windhoek (Namibia) de 1991,... ¿LIBERTAD DE PRENSA O LIBERTAD DE EMPRESA?

Hoy 3 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Libertad de Prensa en honor a la declaración de Windhoek (Namibia) de 1991, con la que se buscaba modificar la situación en el continente africano en relación a las amenazas, persecución y censura que sufría la prensa como prácticas habituales.

Y pese a que en Bolivia estamos muy lejos de aquella situación, algunos medios de comunicación afirman que la libertad de prensa estaría en riesgo, aunque varios estudios demuestran lo contrario.

Por ejemplo, la BBC publicó los datos de la Federación Internacional de Periodistas (FIP), la mayor organización de periodistas a nivel mundial, donde se da a conocer el número de periodistas asesinados y los lugares más peligrosos para ejercer el periodismo en el último tiempo, y Bolivia no aparece en ninguno de estos mapas estadísticos.

Asimismo, el año 2016, la Unesco publicó un estudio donde afirma que “en Bolivia no existe influencia abierta del Gobierno en los contenidos de los medios de comunicación, ni tampoco una influencia abierta desde el Gobierno hacia el contenido editorial de medios de comunicación”.

Por ello, en el último tiempo, el reclamo de los medios de comunicación bolivianos giró más hacia lo económico, haciendo énfasis en una supuesta “asfixia” y protestando constantemente sobre la “publicidad obligatoria” de las leyes sociales.

Así fue que recientemente la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), la Asociación Boliviana de Radiodifusoras (Asbora) y representantes de medios televisivos le torcieron el brazo al Gobierno para suprimir la difusión de esta publicidad gratuita, pese a que iba destinada a temas de racismo, seguridad ciudadana, violencia hacia la mujer, etc., y que ocupaba menos del 1% de la programación de medios televisivos, radiales, impresos y digitales.

Asimismo, lograron suspender el apagón analógico en los medios televisivos, postergando la consolidación de la televisión digital en territorio boliviano, pese a los avances que ya se tenían en relación al tema y al retraso en relación a otros países de la región.

Y finalmente se generó un compromiso para cambiar la Ley de Partidos Políticos, donde se prevé la difusión de propaganda electoral gratuita en ciertos horarios y con tiempo limitado para todas las tiendas políticas. Al respecto la ANP pide que esto sea financiado por el Estado.

De esta forma queda en evidencia que la preocupación de los medios de comunicación bolivianos está más orientada a temas económicos y no así a la libertad de expresión que, dicho sea de paso, está garantizada por la Constitución Política del Estado.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter