LA MASACRE DE TODOS SANTOS, 40 AÑOS DESPUÉS LA MASACRE DE TODOS SANTOS, 40 AÑOS DESPUÉS
El 1 de noviembre de 1979 se produjo uno de los golpes de Estado más sangrientos de Bolivia, conocido también la “Masacre de Todos... LA MASACRE DE TODOS SANTOS, 40 AÑOS DESPUÉS

El 1 de noviembre de 1979 se produjo uno de los golpes de Estado más sangrientos de Bolivia, conocido también la “Masacre de Todos Santos, perpetrado por el coronel Alberto Natusch Busch, en que de manera violenta llegó a la presidencia del país.

El libro “Democracia y Dictadura, hechos que debemos recordar”, de la Defensoría del Pueblo, recuerda que en la breve estadía en el poder de Natusch tropas del regimiento Tarapacá, “al mando del coronel Arturo Doria Medina, dispararon a civiles desarmados, con un saldo de 100 muertos y 500 heridos”.

Vale la pena rememorar este triste acontecimiento, porque las nuevas generaciones no recuerdan lo que era un golpe de Estado y una verdadera dictadura, en la que se mataba a la gente desarmada con ametralladoras, con el solo objetivo de llegar al poder para saquear al país.

Según los historiadores, el golpe fue una de las mayores expresiones de irracionalidad de la historia de Bolivia, no sólo porque interrumpió el proceso democrático, sino porque se hizo a pocas horas de la clausura de la Asamblea de la OEA y dejó un resultado sangriento.

Natusch protagonizó el tercer Gobierno más corto de la historia de Bolivia (16 días); después del de Pedro Blanco (seis días) y el de Eusebio Guilarte (10 días). Durante su efímera gestión, por supuesto, no pudo desarrollar labor alguna.

El golpe de Estado del 1 de noviembre del 79 fue gestado por sectores militares en alianza con algunos parlamentarios del MNR y del MNRI (partido integrante de la UDP). Las cabezas militares, además de Natusch, fueron el Gral. Edén Castillo Galarza, el Gral. Luis García Meza, el Cnl. Carlos Mena Burgos, el Gral. Óscar Larraín, el Gral. Jaime Niño de Guzmán y el Contralmirante Walter Nuñez. Entre los civiles del MNR, Guillermo Bedregal y José Fellman Velarde, y del MNRI Edil, Willy Sandóval Morón y Abel Ayoroa Argandoña.

La argumentación para justificarlo fue la supuesta intención prorroguista del presidente Walter Guevara y la idea de que una propuesta revolucionaria que emparentara al nuevo Gobierno con el nacionalismo revolucionario de 1952 iba a lograr respaldo popular.

Los golpistas esperaban que el MNR y el MNRI apoyaran el golpe y forzaran al parlamento a darle el visto bueno. Se especuló mucho sobre la participación de Paz Estenssoro. Paz desaprobó el golpe una vez consumado, así como algunos de sus parlamentarios.

Hubo repulsa total. La COB decretó huelga general indefinida y los campesinos decretaron bloqueo de caminos.

Recordar el pasado nos permite valorar la estabilidad política y económica obtenida mediante la democracia y valorar los avances sociales alcanzados, especialmente la inclusión.

 

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.