LA DERECHA, ACOSTRUMBRADA A LA LIMOSNA INTERNACIONAL, PIDE AYUDA LA DERECHA, ACOSTRUMBRADA A LA LIMOSNA INTERNACIONAL, PIDE AYUDA
El sábado, una marcha impulsada por la Gobernación de Santa Cruz, más específicamente por la Cooperativa Rural de Electricidad (CRE), tomó las calles de... LA DERECHA, ACOSTRUMBRADA A LA LIMOSNA INTERNACIONAL, PIDE AYUDA

El sábado, una marcha impulsada por la Gobernación de Santa Cruz, más específicamente por la Cooperativa Rural de Electricidad (CRE), tomó las calles de Roboré para pedir “ayuda internacional”.

La demanda de aceptar la cooperación internacional, refleja el anclaje colonial en la mente de las oligarquías, cuyo espíritu sumiso les tiene convencidos de que solo pueden sobrevivir con la ayuda extranjera, como si fueran animales domesticados.

Esa marcha y otras movilizaciones de “activistas” son realizadas como parte de una campaña de desprestigio contra el Gobierno, impulsada por la oposición que quiere atacar al Presidente y posicionarse mejor electoralmente.

Lo primero que hubiera hecho un gobierno neoliberal ante el incendio en la Chiquitania, sería “pasar el sombrero”, y eso hubiera hecho indudablemente el candidato de la Embajada, Carlos de Mesa, quien busca por todos los medios posibles, sacar rédito político del hecho.

Para nadie es desconocido que la “ayuda internacional” opera principalmente a través de las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) que funcionan con financiamiento extranjero, y que disfrazadas de ayuda humanitaria, tienen la consigna de someter a los países “subdesarrollados” al dominio imperial.

Muchas de esas ONGs son “ambientalistas” y bajo esa máscara se oponen al crecimiento y desarrollo de los pueblos. Basta con recordar los genocidios y el saqueo a los que ha sometido el imperialismo a los países latinoamericanos y al África, donde convirtieron vergeles en desiertos, para entender de qué se tratan estas “’ayudas”.

Y así, por un plato de lentejas, la derecha busca que los gobiernos extranjeros puedan retornar a “sus dominios” para resolver la incapacidad histórica de gobernar que demostraron los gobiernos neoliberales del pasado.

Los que claman por “ayuda internacional” no entienden que en Bolivia la situación ha cambiado, que la pobreza y la desigualdad están disminuyendo y que ahora luchamos por la descolonización a la que fuimos sometidos por 500 años.

Bolivia dejó de ser una colonia y ahora reivindica su identidad y es pionera en cuidar de la Pachamama o Madre Tierra, enseñando al mundo que puede haber una buena relación entre el hombre y la naturaleza, con soberanía y dignidad.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *