INMINENTE ALZA DE LOS PRECIOS DEL AZÚCAR, EL ACEITE Y LA CARNE DE POLLO (para empezar). INMINENTE ALZA DE LOS PRECIOS DEL AZÚCAR, EL ACEITE Y LA CARNE DE POLLO (para empezar).
“Comerás con dolor”. Apenas posesionado el ministro de economía del gobierno de facto de Janine Añez, anunció que eliminará la política de cupos vigente... INMINENTE ALZA DE LOS PRECIOS DEL AZÚCAR, EL ACEITE Y LA CARNE DE POLLO (para empezar).

“Comerás con dolor”. Apenas posesionado el ministro de economía del gobierno de facto de Janine Añez, anunció que eliminará la política de cupos vigente desde el año 2008. El presidente Evo, había destinado un cupo al mercado interno para el azúcar, el aceite y la carne de pollo. Solo si ese cupo mínimo quedaba garantizado, el Estado liberaba la exportación. Eso se acabó.

“Vamos a liberar la economía, eliminaremos los cupos”, declaró José Luis Parada, titular de esa cartera de Estado, “La política de cupos afectó al sector agroindustrial, por esta medida el Estado dejó de percibir $us 4.000 millones”, dijo la autoridad.

Lo que no dijo, fue que esa política macro económica frenó en seco el alza de los precios de la canasta familiar, contribuyendo a eliminar el hambre en amplios sectores de la población. El artículo 16 de la Constitución que los golpistas no se cansan de pisotear, señala: “El Estado tiene la obligación de garantizar la seguridad alimentaria a través de una alimentación sana, adecuada y suficiente para toda la población”. Pero eso, gracias a los “estudiantes defensores de la democracia”, es parte del pasado.

El director de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Marcelo Pantoja, señaló que su sector está conforme con las medidas anunciadas; “La liberación hará que el mercado se regule solo y el precio se defina por la oferta y la demanda” dijo sin sonrojarse al nombrar al mismísimo, Libre Mercado.

De la mano de policías, militares y Janine Añez, los empresarios angurrientos se darán un festín con el Estado Nación, que no ayudaron a construir.

Exigirán que el país, sea garante de los créditos que tomarán, para no devolverlos nunca. ¿Adivine quién pagará las deudas de los empresarios bolivianos? Exacto, todos nosotros.

Por eso financiaron a los delincuentes de Camacho y compañía, por eso piden en la televisión pacificar a balas el país.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter