“ESTO NO LO HIZO NI PINOCHET” “ESTO NO LO HIZO NI PINOCHET”
Para el gobierno golpista, el insólito acoso policial al recinto diplomático es “normal”, pero esta situación no se dio ni siquiera en las dictaduras... “ESTO NO LO HIZO NI PINOCHET”

Para el gobierno golpista, el insólito acoso policial al recinto diplomático es “normal”, pero esta situación no se dio ni siquiera en las dictaduras más sanguinarias del continente como en la de Augusto Pinochet en Chile.

El persistente asedio policial y paramilitar a la embajada de México en La Paz, donde se encuentran asilados una decena de compatriotas, muestra sin tapujos el carácter dictatorial y criminal del gobierno de facto de Bolivia.

El ya insólito asedio a la residencia, con el objetivo de amedrentar tanto a los diplomáticos mexicanos como a los asilados políticos bolivianos, fue incrementado desde el martes por decenas de patrullas de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP).

El acoso de los uniformados al recinto diplomático no solo vulnera los convenios internacionales y la Convención de Viena, sino que muestra a todo el mundo que bajo el régimen de la autonombrada Jeanine Añez, en Bolivia no existe ni el más mínimo respeto por los derechos humanos.

Para el gobierno golpista, el insólito acoso policial al recinto diplomático es “normal”, pero una situación semejante nunca se dio ni siquiera en las dictaduras más sanguinarias del continente como en la de Augusto Pinochet en Chile.

El gobierno de México, históricamente, ha insistido en el derecho humanitario de proteger la vida de perseguidos políticos.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter