EN BOLIVIA HAY MÁS GENERALES QUE SOLDADOS EN BOLIVIA HAY MÁS GENERALES QUE SOLDADOS
El gobierno de facto pretende asegurar su continuidad en el poder ascendiendo a generales que participaron en las masacres de Sacaba y Senkata, sin... EN BOLIVIA HAY MÁS GENERALES QUE SOLDADOS

El gobierno de facto pretende asegurar su continuidad en el poder ascendiendo a generales que participaron en las masacres de Sacaba y Senkata, sin embargo, en Bolivia existe una larga tradición de “generales de escritorio” que jamás pelearon ninguna guerra pero les encanta ponerse uniformes con medallas de batallas que nunca ganaron.

El 3 de abril, Hilarión Daza, recibe un telegrama desde Lima, “Chile declaró guerra al Perú. Salga ejército inmediatamente a Tacna”, le dice, casi como una orden al entonces, presidente de Bolivia.

El primer contingente que parte a la guerra contaba con 2.175 elementos de tropa distribuidos en tres batallones de infantería: los Colorados, los Amarillos y los Verdes. Dos secciones de artillería y como caballería una tropa de nombre “La Legión Boliviana”

Guardando una absoluta desproporción en el ejército boliviano también hay, 16 generales, 219 coroneles y tenientes coroneles, 215 mayores, 100 capitanes y 256 tenientes y subtenientes.

Los de La Paz y Oruro integran el batallón Murillo; los de Cochabamba, el Vanguardia; los de Sucre, Potosí y Camargo, el de los “Libres del Sur”; los de Santa Cruz y Trinidad, el escuadrón “Velasco” y los de Tarija el escuadrón “Méndez”.

La clase adinerada, blanca y de ojos verdes, va en la columna “La Legión Boliviana” que marcha a la Guerra en caballos.

Los batallones de infantería, están integrados por artesanos, albañiles, aprendices y maestros; todos voluntarios, todos pobres.

Van a pie hasta Tacna.

 

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter