EL NUEVO PROCURADOR DE MURILLO ES UN GÁNSTER EL NUEVO PROCURADOR DE MURILLO ES UN GÁNSTER
Peor que Jhasmani. “Trabajó” en USAID, fue abogado defensor de Leopoldo Fernández (Masacre de Pando), apoderado jurídico de Carlos Chávez, (expresidente de la FBF),... EL NUEVO PROCURADOR DE MURILLO ES UN GÁNSTER

Peor que Jhasmani. “Trabajó” en USAID, fue abogado defensor de Leopoldo Fernández (Masacre de Pando), apoderado jurídico de Carlos Chávez, (expresidente de la FBF), y de un grupo de croatas que el año 2009, intentaron dividir el país.

Alberto Javier Morales Vargas, fue designado Procurador General del Estado, en reemplazo de José María Cabrera que se negó a privatizar ENDE.

Sin embargo, su designación y todos sus actos, están viciados de nulidad. El artículo 12 de la “Ley de la Procuraduría General del Estado”, señala como requisito para ser Procuradora o Procurador General del Estado:

“No haber tenido ni patrocinado procesos judiciales y acciones en contra del Estado durante los últimos cinco años anteriores a su nombramiento”.

El actual Procurador General del Estado, estuvo inmiscuido en al menos cinco procesos contra el Estado Boliviano.

El año 2015 fue abogado defensor de Jorge Valda, procesado por facilitar la fuga de Martín Belaunde, el empresario peruano que huyó de una detención domiciliaria en Bolivia.

En 2017 fue abogado de Carlos Chávez, expresidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), que desfalcó a la institución.

Fue apoderado jurídico de Leopoldo Fernández, exgobernador de Pando procesado por la “Masacre de Porvernir”, cuando 15 campesinos fueron asesinados por los cívicos comandados por Fernández.

El nuevo Procurador del Estado, también defendió a uno de los procesados por el caso Rózsa Flores en Santa Cruz. Su cliente fue Hugo Paz Lavadenz, director de la Cooperativa de Telecomunicaciones Santa Cruz que financió el arribo de mercenarios croatas al país.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter