EL FISCAL “SUCIO” DE MURILLO EL FISCAL “SUCIO” DE MURILLO
Es el mismo que para proteger a Marcelo Navajas, Jeanine Áñez y Mohammed, pidió el secreto de sumario en la investigación por la compra... EL FISCAL “SUCIO” DE MURILLO

Es el mismo que para proteger a Marcelo Navajas, Jeanine Áñez y Mohammed, pidió el secreto de sumario en la investigación por la compra de los respiradores “truchos”.

Sin haber trabajado nunca en la función pública ni privada, fue posesionado el martes 11 de febrero de 2020 como fiscal departamental de La Paz.

Todas sus resoluciones, son una devolución de favores al ministro de Gobierno que instruyó su designación.

Prohibió difundir información sobre el escándalo de los 170 respiradores “truchos”, y desconociendo las leyes de la justicia boliviana, pretende acusar de unos audios a Evo Morales, pero los audios no son prueba en ningún tribunal del mundo. (Además en este caso, los audios son falsos).

El artículo 144 del Código Civil, cuyo texto señala explícitamente que no reconoce como prueba para un juicio ningún tipo de audio, porque son “fácilmente editables”.

El fiscal “socio” de Murillo, es Marco Antonio Cossío, que para proteger del escándalo de corrupción a Jeanine Áñez, Marcelo Navajas y Mohamed Mostajo, declaró “en secreto” la investigación sobre la compra con sobreprecio de 170 respiradores truchos.

Mientras las morgues se llenan de cadáveres que no pudieron tener acceso a un equipo de respiración artificial que les hubiera salvado la vida, Arturo Murillo, busca desesperadamente una salida, para no ir a la cárcel, por las masacres de Sacaba, Senkata y Pedregal.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter