EL AÑO 2014 OCURRIÓ EL PRIMER DESBORDE DE BASURA PERO LA ALCALDÍA NO HIZO NADA EL AÑO 2014 OCURRIÓ EL PRIMER DESBORDE DE BASURA PERO LA ALCALDÍA NO HIZO NADA
Desde entonces hasta la fecha, el Gobierno Municipal de La Paz no actuó oportunamente hasta que se produjo el desastre ambiental de enero de... EL AÑO 2014 OCURRIÓ EL PRIMER DESBORDE DE BASURA PERO LA ALCALDÍA NO HIZO NADA

Desde entonces hasta la fecha, el Gobierno Municipal de La Paz no actuó oportunamente hasta que se produjo el desastre ambiental de enero de 2019 por la falta de previsión y planificación del municipio.

De acuerdo a la documentación, la vida útil del relleno sanitario de Alpacoma era de trece años, plazo que se cumplió el 2017. Sin embargo, cuando se produjo el derrumbe de toneladas de basura en enero de 2019, la Alcaldía no tenía planificado y ni siquiera pensado, un lugar para un nuevo relleno, informó la viceministra de Medio Ambiente, Cynthia Silva.

“Este relleno se ha venido desestabilizando desde hace varios años y en 2019 ocurre el desastre. Para nosotros esta es una situación de manejo irresponsable del relleno sanitario”, señaló la autoridad.

La noche del 15 de enero fue el inicio de uno de los peores desastres ambientales de La Paz a causa del colapso del relleno de basura, el que destapó un escándalo de corrupción al descubrirse irregularidades en la contratación entre la Alcaldía y empresa Tersa encargada de la basura.

Inspección

Silva explicó que en la inspección inmediata al relleno efectuada por el gobierno central, se determinó que no había drenajes pluviales de suficiente magnitud y que se había elevado la pendiente por encima de lo aprobado, lo que generó el riesgo y finalmente el desastre.

“Los funcionarios de la Alcaldía dijeron que habían pedido al área ambiental del municipio y a la empresa, un informe sobre el estado del relleno de Alpacoma y tardaron dos años en hacer el informe, dos años después ese informe ya no servía”, señaló.

La magnitud del daño que provocó el derrumbe de basura, serán conocidos a través de una auditoría ambiental que debe determinar la dimensión del daño ambiental y los responsables del mismo, ya que hasta ahora la Alcaldía no ha realizado ningún informe sobre el tema.

Según la viceministra, el derrumbe produjo una avalancha de 15 mil toneladas de basura, que al deslizarse se llevó por delante piscinas para lixiviados que son altamente contaminantes y que cayeron en el arroyo de Alpacoma, el que desemboca en el río Achocalla.

Con el derrumbe, se perdió también el sistema de medición de emisión de gases del relleno y el gobierno municipal no realizó un análisis de suelos para establecer los daños.

“El olor era asqueroso y la basura, al estar expuesta, generó vectores, como moscas y ratones. Hay un efecto ambiental no medido que esperamos que la auditoría ambiental pueda detectar los daños, porque hasta ahora, hay barrios que reportan exceso de moscas, que puede ser un efecto del desastre”, señaló.

Ahora la Alcaldía debe identificar un sitio alternativo para un relleno sanitario que no genere riesgos para la salud de la población y que no se encuentre cerca de fuentes de agua, pero a mediano y largo plazo, la solución para la basura pasa fundamentalmente por el reciclaje, explicó Silva.

Entretanto, un proceso judicial avanza en la Fiscalía para aclarar los contratos irregulares entre el municipio y la empresa Tersa. El fiscal Ronald Chávez informó que el alcalde Luis Revilla, será citado a declarar como parte de las investigaciones del contrato que hizo la Alcaldía con Tersa, empresa que administra el relleno sanitario de Alpacoma.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.