DURA CONDENA DE LA CIDH AL GOBIERNO GOLPISTA DURA CONDENA DE LA CIDH AL GOBIERNO GOLPISTA
El relator de la Comisión de Derechos Humanos de la OEA (CIDH), Edison Lanza, condenó la persecución a la prensa independiente y pidió al... DURA CONDENA DE LA CIDH AL GOBIERNO GOLPISTA

El relator de la Comisión de Derechos Humanos de la OEA (CIDH), Edison Lanza, condenó la persecución a la prensa independiente y pidió al gobierno “autoproclamado”, garantizar la plena libertad de expresión, en “sujeción a los convenios suscritos por el país a la Convención Americana”.

Pinocho golpista:

El 28 de septiembre de 2016, el Tribunal Nacional de Ética Periodística, falló en contra de Amalia Pando y Roxana Lizárraga, por faltar a la verdad: “recomendamos a dichas periodistas realizar las rectificaciones pertinentes de acuerdo al citado Código Nacional de Ética, establecido en el artículo primero de la resolución, que da por probadas las denuncias respecto a la difusión de información falsa”.

Tres semanas antes del golpe, la actual ministra de comunicación, fue invitada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), a visitar las fantásticas playas de “Miami Beach”, acompañada de Carlos Sánchez Berzaín (alias “el zorrino”).

“La libertad de expresión tiene límites”, dijo la mujer que es cuota política del zorrino, después de secuestrar los equipos de la emisora “Kawsachun Coca”.

Desde el inicio del golpe, la ministra de comunicación ‘de facto’, se dedicó a criminalizar a los medios de comunicación alternativos, comunitarios y comerciales.

Silenció a la red de Radios de los Pueblos Originarios (RPOs), después ordenó la detención de varios miembros del colectivo “La Resistencia”, acusó a los canales de televisión PAT, ATB, Abya Yala y al periódico La Razón de “evasión fiscal y de no poseer licencia de funcionamiento”. Sin embargo, todas las empresas mencionadas, tienen las obligaciones impositivas al día y por supuesto, poseen habilitación para funcionar.

“La libertad de expresión tiene límites”, señaló Lizárraga, en abierta advertencia de clausura a los medios de comunicación que no comulguen ni vayan a misa. Cabe preguntarse ¿Quién determinará esos límites? ¿un gobierno de facto? ¿Cuál será el criterio?

Evo Morales nunca cerró ningún medio de comunicación, ni llevó a ningún periodista a la cárcel.

Existía libertad de expresión, hasta para insultar y denigrar al presidente.

Lizárraga entonces, hizo un festín de injurias, propios de su alma llana y grosera.

 

 

 

 

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter