CÓMO DESTRUIR UNA ECONOMÍA EN TRES MESES CÓMO DESTRUIR UNA ECONOMÍA EN TRES MESES
En apenas 90 días demolieron la economía más sólida del continente, dejando entrever las verdaderas razones del golpe, que nunca fueron ni la democracia... CÓMO DESTRUIR UNA ECONOMÍA EN TRES MESES

En apenas 90 días demolieron la economía más sólida del continente, dejando entrever las verdaderas razones del golpe, que nunca fueron ni la democracia ni el voto, sino la rapiña.

Los desaciertos políticos y económicos, provocaron el desbande de los depósitos bancarios, provocando la tan temida dolarización de la economía. Se eliminó toda protección a los productos nacionales, se complotó públicamente contra las empresas estatales, BOA, Entel y Teleférico, difamándolas en los medios de comunicación, para posteriormente privatizarlas.

Se paralizaron cientos de obras, entre ellas la producción de la Planta de Urea, amenazando con trasladarla a Santa Cruz, y rematarla a la empresa privada.

En dos oportunidades los transitorios, tantearon implementar medidas económicas, que luego al constatar el rechazo, debieron sacar de la agenda:

1.- El pasado 2 de febrero, emitieron un comunicado de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), anunciando el incremento del precio de la gasolina. Posteriormente dijeron que los había “hackeado”.

2.- Suspendieron abruptamente el pago de la Renta Dignidad. Luego se justificaron arguyendo que se les había caído el sistema.

Los suicidas transitorios calcularon mal el filo del cuchillo.

Otro signo indiscutible de la recesión, lo constituyó la versión del carnaval de Oruro 2020, el peor año en décadas.

Pero lo peor recién está por llegar.

Se desató la crisis mundial del petróleo, provocando el desplome de los precios del crudo. La anterior gestión había creado reservas a ser utilizadas en contingencias como las que se avecinan, pero la dictadura desfalcó (se chorió) lo reunido en 14 años, destruyó los mecanismos de protección que se habían implementado.

En apenas tres meses, regresamos a los tiempos en que Carlos Mesa anunciaba verborrágico y locuaz: “quiero decirle señora maestra, maestro, señor médico médica, que no tengo para pagarle el salario. Que tengo que extender la mano a la cooperación internacional para pagar sueldos y salarios, porque el Estado no tiene plata”.

 

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter