“CHANCHO PELADO” POR EL PAPIRRI “CHANCHO PELADO” POR EL PAPIRRI
El 18 de octubre de 2020 es un día histórico para la democracia y el movimiento popular progresista de Bolivia y América Latina. Soy... “CHANCHO PELADO” POR EL PAPIRRI

El 18 de octubre de 2020 es un día histórico para la democracia y el movimiento popular progresista de Bolivia y América Latina. Soy solo un cantautor y escribidor de crónicas, no soy analista político ni comentador, soy uno de los tantos ciudadanos de minibús que por sus ideales y convicciones progresistas fue insultado, amenazado y perseguido desde el golpe cívico-militar de noviembre de 2019. Por eso estoy feliz. Porque vuelve la democracia y renace la libertad. Porque la mayoría del pueblo boliviano, el pueblo más pobre, el trabajador, el del día a día, ha ganado las elecciones en primera vuelta por mayoría y con una diferencia de más de 20 puntos sobre el segundo.

Ha ganado la casera que se vende manzanilla y eucalipto en la esquina, ahora tendrá la certeza de que el pasaje del minibús o del bus desde su comarca a la avenida citadina no subirá de precio, porque el gas y la gasolina es de los bolivianos y no de las transnacionales.

Ha perdido el que quiere entrar al Estado a saquear, a beneficiar a grupos faranduleros y familiares, el que añora Miami y desprecia Bolivia. Ha ganado el obrero de la empresa de electricidad, sabe que ahora no se hundirá su empresa, que la luz es de los bolivianos, la electricidad que nace de nuestras aguas volverá a los pueblos más remotos como derecho humano.

Ha perdido el que quiere separar a Bolivia, el que sueña con una Bolivia de blancos, el que patea a las mujeres de pollera, el inventor de ejércitos irregulares separatistas.

Ha ganado el maestro plomero que sabe que el precio de sus repuestos se mantendrá, ha ganado el maestro minibusero que tiene la certeza que podrá pagar el crédito bancario de su vehículo sin abusos, con intereses decentes, con una banca privada controlada en su angurria de ganancias.

El maestro taxista ha ganado, el cambio de su autito de gasolina a diésel realizado de forma gratuita por el Estado en 2013 se mantendrá, como se mantendrá su hijito en la escuela gracias al Bono Juancito Pinto. Ha ganado la estabilidad, la dignidad del hogar honesto. Ha perdido el ratero, el que entra a patadas a tomar el gobierno solo para beneficio de unos cuantos, ha perdido el violento, el motoquero fascista que cañonea indígenas siendo que su abuelo es un indígena.

Ha ganado una Constitución Política de vanguardia que decidió que los derechos básicos son derechos humanos y que los privatizadores no pueden entrar así nomás a apropiarse del bien público.

Ha ganado la enfermera de base, el técnico de hospitales que arriesga la vida en la lucha contra el COVID, el médico consciente de su juramento que no tiene clínicas privadas.

Ha perdido el médico que es dueño de moteles, que no atiende pacientes sino negocios, ha perdido el doctorcito que, en el peor momento de la pandemia, hizo aparecer unos respiradores que no servían para nada y con un sobreprecio descomunal cometiendo genocidio solo por llevarse dólares malhechos al bolsillo. Ha ganado la Patria, ha perdido la anti Patria. Ha ganado la memoria de Juana Azurduy, la memoria de los guerrilleros anticoloniales, han ganado los niños multicolores que nacen en esta tierra bendita y que en 14 años de Revolución democrática y cultural salieron de la pobreza extrema, y luego salieron bachilleres y técnicos, y ahora ingresan a las universidades gratuitas. Han ganado las carreteras de Bolivia.

Han perdido los latifundistas, los que ejercían la esclavitud en sus tierras y a los que mediante referéndum popular se les frenó los abusos. Ha ganado el llockallita moco tendido que tiene internet en su pueblo por el satélite Túpac Katari, ha ganado la Bolivia trabajadora que no quiere más violencia, la Bolivia que quiere su mar, la Bolivia que quiere sumar, la Bolivia digna que no agacha la cabeza ante mentes y armas coloniales. Ha perdido el pitita que quiere irse ahora de un país con tanto indio, el clase media que está mirando por dónde enriquecerse rápido, ha perdido el que compra gases lacrimógenos con sobreprecio cuando lo que se necesita son vacunas, ha perdido el fascista que masacró en Senkata y Puente Huayllani.

Ha ganado la viuda del mártir pobre, su memoria será honrada por el nuevo gobierno popular que ha ganado con más del 53 por ciento. Ha ganado el litio para los bolivianos.

Ha perdido Almagro con su fraude violento. Ha perdido el que hace desaparecer ayuda internacional en sus cuentas truchas. Ha ganado el Abya Yala con su wiphala al viento. Ha perdido la dictadura. Ha ganado la democracia.

Sabemos ganar. Sabemos perder. Sabemos cantar. Sabemos callar. Sabemos llorar. Sabemos reír. Sabemos que hoy es el momento de alegrarnos porque la Patria Grande levanta la cabeza, sabemos también que el imperialismo y sus operadores nacionales acechan para que nos vaya mal, sabemos que no tenemos rencor, sabemos de nuestra sed de justicia y soberanía.

Ha ganado Espinal, ha ganado Marcelo, ha ganado Simón y su sueño de integración, ha ganado mi comadre que hoy tiene su conexión a gas domiciliario y que cuando enciende sus hornillas cotidianas enciende la llama de la gratitud. Hemos ganado chancho pelado. Acepten su derrota, separatistas, racistas y fascistas que son el 15% del país. Hagan el esfuerzo de hacer una oposición sana, Bolivia necesita de todos para salir de una crisis múltiple.  Jallalla pueblo de Bolivia ¡ Jallalla Patria Grande! Hey dicho.

(*) EL PAPIRRI: Personaje de la Pérez, también es MANUEL MONROY CHAZARRETA

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter