CARLOS DE MESA Y GONI FUMABAN PUROS MIENTRAS SU GOBIERNO MASACRABA A LOS ALTEÑOS CARLOS DE MESA Y GONI FUMABAN PUROS MIENTRAS SU GOBIERNO MASACRABA A LOS ALTEÑOS
En el Capítulo 6 del libro “Presidencia Sitiada, Memorias de mi Gobierno”, Carlos de Mesa, describe que el 12 de octubre,            día en... CARLOS DE MESA Y GONI FUMABAN PUROS MIENTRAS SU GOBIERNO MASACRABA A LOS ALTEÑOS

En el Capítulo 6 del libro “Presidencia Sitiada, Memorias de mi Gobierno”, Carlos de Mesa, describe que el 12 de octubre,            día en que su gobierno asesinó a 27 personas, él y Goni fumaban tranquilamente puros mirando a través de los vidrios blindados de la residencia presidencial.

“Tres de la tarde. El puro estaba seco, al cortarle el extremo saltaron pedazos de tabaco. Prendí un fosforo, se apagó antes de llegar a quemar el cigarro, encendí otro, giré el puro varias veces hasta que quedara totalmente prendido. El Presidente prendió su tabaco con los ojos cerrados, estábamos solos, tranquilos”, dice De Mesa.

Antecediendo a ese relato, el mismo 12 de octubre, cuenta que llegó a La Paz desde Cobija, donde había sido enviado por Goni para celebrar el aniversario de la batalla de Bahía, y al no poder bajar a la ciudad por tierra por el bloqueo, lo hizo en helicóptero.

Y con un relato ambiguo, característico de Carlos de Mesa, pretende manipular a los lectores de su libro diciendo que intentó “hacerle entrar en razón” a Goni, mediante un discurso barato, sin fundamento y en el que no defiende a los bolivianos, donde describe a Gonzalo Sánchez de Lozada como un hombre “testarudo, el hombre más testarudo que he conocido”.

De Mesa, se tomó su tiempo viendo, leyendo y escuchando acerca de las muertes de los bolivianos desde su casa: “Quede solo. Entre el lunes 13 y viernes 17 pasé los días entre mi casa – la mayor parte del tiempo”.

“Estábamos todos conmocionados por las noticias que publicaban los periódicos y difundían la radio y la televisión. Entre el 13 y 16 de octubre estuvimos absolutamente solos con mi equipo.  Martes 14 a medio día me llamó a nombre de departamento de Estado Peter De Shazo. Jueves 16 reunión en su casa con David Greenlee, me ratificó casi literalmente la advertencia de De Shazo”.

Apenas 10 horas antes, el viernes 17 a medio día, habló con De Shazo, quien le adelantó que Sánchez de Lozada renunciaría al cargo y le comunicó que formalmente que podría contar con los Estados Unidos, “que reconocerían inmediatamente a mi Gobierno y que estaban dispuestos ayudarme en lo que yo solicitara”, describe De Mesa en el “Presidencia Sitiada, Memorias de mi Gobierno”.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *