BOLIVIA FUE PIONERA EN LA NACIONALIZACIÓN DEL PETRÓLEO BOLIVIA FUE PIONERA EN LA NACIONALIZACIÓN DEL PETRÓLEO
Cuando el 1 de mayo de 2006 el presidente Evo Morales aprobó el D.S. No 28701 denominado “Héroes del Chaco”, mediante el cual el... BOLIVIA FUE PIONERA EN LA NACIONALIZACIÓN DEL PETRÓLEO

Cuando el 1 de mayo de 2006 el presidente Evo Morales aprobó el D.S. No 28701 denominado “Héroes del Chaco”, mediante el cual el Estado recuperó el control total de los hidrocarburos, realizó la tercera nacionalización del rubro de la historia del país.

La primera nacionalización, realizada en 1937, fue causada por el contrabando de petróleo a Argentina el que era vendido a Paraguay durante la Guerra del Chaco. La segunda nacionalización se produjo en 1969, por defraudación de impuestos. Las dos primeras nacionalizaciones fueron seguidas de procesos privatizadores que entregaron los recursos naturales a las transnacionales.

Primera nacionalización

El 13 de marzo de 1937, el gobierno de David Toro, impulsado por Germán Busch, dictó la primera nacionalización del petróleo y la confiscación de bienes a la Standard Oil, una de las petroleras más grandes y poderosas del mundo. Esa fue además la primera estatización del sector petrolero en el continente, adelantándose en más de un año a las grandes confiscaciones mexicanas.

El proceso comenzó cuando en octubre de 1935, diputados argentinos denunciaron la existencia de un oleoducto de la Standard Oil, construido clandestinamente por debajo del río Bermejo para conectar el pozo Bermejo 2 que estaba en territorio boliviano, con el de Aguas Blancas de la misma compañía, en el norte argentino.

Una vez confirmada la denuncia, quedó claro que la Standard Oil había vendido ilegalmente petróleo boliviano a Argentina y a través de ésta al Paraguay, mientras que afirmaba no poder producir nada para Bolivia de los mismos yacimientos durante la Guerra del Chaco. La petrolera había sacado 9,2 millones de barriles de petróleo sin pago alguno al país.

Segunda nacionalización

Sin embargo, durante los gobiernos de Víctor Paz Estenssoro y Hernán Siles Zuazo, Bolivia volvió a entregar su riqueza petrolífera a una transnacional estadounidense. La entrega se concretó el 29 de octubre de ese año, cuando se promulgó el Código del Petróleo mejor conocido como Código Davenport, por el nombre de la oficina de abogados estadounidenses que lo elaboraron.

El Código Davenport estuvo ligado a un plan del FMI “para estabilizar la economía del país” y permitió el ingreso de la estadounidense Gulf Oil Company, a la que el país entregó los campos más productivos de petróleo y de gas natural en Bolivia, pagando la regalía más baja del mundo.

En ese contexto sobrevino la segunda nacionalización que se realizó el 17 de octubre de 1969, cuando el gobierno de Alfredo Ovando nacionalizó los bienes de la Gulf Petroleum Company, permitiendo la recuperación para el país del 90% de las reservas de gas que manejaba ilegalmente la transnacional.

La medida fue adoptada como corolario de un largo proceso político de reconquista del patrimonio nacional, del que fueron ideólogos Marcelo Quiroga Santa Cruz, ministro de Minas y Petróleo y Sergio Almaraz, estratega y pensador nacional.

La causa de la nacionalización de la Gulf, fue la bajísima tributación de la empresa que pagaba solo el 11% por regalías y aunque además debía tributar el 30% de utilidades, nunca efectivizó ese aporte debido a que la transnacional se descontaba el monto de las inversiones que realizaba. También figuraba una tasa del 17 % “por factor de agotamiento”, que tampoco pagó.

Tercera nacionalización

La dictadura de Hugo Banzer (1971-1977) realizó medidas privatizadoras permitiendo el ingreso de empresas transnacionales. Sin embargo, entre 1994 y 1997, el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada y Víctor Hugo Cárdenas, desarrolló la entrega de nuestros recursos naturales a las transnacionales a cambio de promesas de inversión que no se cumplieron mediante el proceso denominado Capitalización.

Para llevar adelante la Capitalización se promulgó la Ley de Hidrocarburos No 1689, que señalaba que los hidrocarburos del subsuelo eran propiedad de Bolivia y cuando salían eran propiedad de las empresas. Ahora se conoce que con todo el proceso de Capitalización el país perdió un total $us 21 mil millones, que derivaron en el empobrecimiento de los bolivianos.

Por ese motivo, el 1 de mayo de 2006 el presidente Evo Morales asumió entre las primeras medidas de su gobierno, la nacionalización de los hidrocarburos.

En los primeros diez años, hasta 2016, la nacionalización de los hidrocarburos generó para el país $us 33.300 millones por renta petrolera, el mayor ingreso de toda su historia económica, los que han permitido crear una red de cobertura de salud, educación, infraestructura vial y obras que han reducido la pobreza y mejorado la calidad de vida de los bolivianos.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter