AUTOPROCLAMADA CANDIDATA AUTOPROCLAMADA CANDIDATA
“Que pena señora Janine, ahora quién nos va a creer que esto no fue un golpe de Estado”. Así escribió preocupado el ex presidente... AUTOPROCLAMADA CANDIDATA

“Que pena señora Janine, ahora quién nos va a creer que esto no fue un golpe de Estado”.

Así escribió preocupado el ex presidente Paz Zamora en su cuenta de Twitter, ante el anuncio de que la autoproclamada será candidata a la presidencia.

Ni antes ni después de la decisión de Añez, hubo dudas sobre el carácter dictatorial del régimen, lo cierto es que la derecha va más dividida que nunca a las elecciones, lo que es otra señal de su carácter individualista y de cuánto le preocupa crear consensos y democracia.

La postulación de Janine Añez, dio vuelta el tablero, alborotando el arco conservador de Bolivia, donde hay candidatos para todos los gustos, desde la ultra derecha, a la derecha moderada, pasando por el ala derecha comodín y oportunista.

De reflejos rápidos, como es propio del MIR (ex partido de Luis Revilla), el alcalde de La Paz se ofreció acompañar a la primera dama del golpe.

Por su parte, traicionado por la mujer que dos meses antes, había sacado del anonimato y ayudado a ser presidenta, Fernando Camacho, declaró, “la verdad a mí me parece poco ético”, dijo, acongojado por el final de una relación de cabaret que jamás conoció lealtades.

Sobre la repentina decisión de la autoproclamada, lo más probable es que el representante de la embajada norteamericana Erick Foronda, haya realizado encuestas sobre las posibilidades de los candidatos conservadores. Descontento ante los resultados, decidió apostar a su mejor carta. Una encuesta realizada por el diario Página Siete, la primera semana de enero, ubicó a la rubia de Camacho, con un 15% de intención de voto y a Carlos Mesa, principal opositor en octubre, en un tercer lugar con un 13,8%.

Con una ayudita de un sector de los asambleístas del MAS, los golpistas retorcieron tanto la constitución, que terminaron haciendo a Janine Añez: presidenta dizque constitucional.

Pero la vida te da sorpresas, Eva Copa, la senadora del MAS que no se cansa de fotografiarse con los golpistas, acabaría siendo presidenta, fruto de un golpe de Estado contra su propio partido.

 

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter