ASÍ FUE LA MASACRE DE SACABA ASÍ FUE LA MASACRE DE SACABA
El 15 de noviembre de 2019, una marcha de cocaleros de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba que se dirigía a la sede... ASÍ FUE LA MASACRE DE SACABA

El 15 de noviembre de 2019, una marcha de cocaleros de las Seis
Federaciones del Trópico de Cochabamba que se dirigía a la sede de
gobierno para protestar contra el golpe de Estado, fue frenada con
balas por los militares.
Un testigo narró que la marcha fue detenida por los policías en el
puente Huayllani, donde los uniformados pidieron a los marchistas que
esperen porque ellos acompañarían la marcha para “resguardarla”.
Luego de una larga espera, los policías volvieron, pero llevando junto
a ellos a los militares, y lanzaron una tormenta de gases lacrimógenos
y de balas a los marchistas.
Cuando el humo se disipó, aún con las balas zumbando cerca de sus
cabezas, los marchistas fueron a recoger a los caídos, varios de los
cuales estaban ya sin vida. Ese día fueron asesinados nueve y 26
fueron hospitalizados.
Horas después, en medio de gritos, lamentos y lágrimas de ira y de
dolor, miles de personas volvieron a la carretera, esta vez portando los
féretros de sus compañeros, los que cubrieron con una alfombra de
flores y velaron ahí mismo.
Con la voz entrecortada, la gente exigía justicia llorando sobre los
cajones de Emilio Colque, Juan López, Omar Calle, César Sipe, Lucas
Sánchez, Plácido Rojas Delgadillo, Armando Carvallo Escóbar, Marco
Vargas Martínez y Roberto Sejas.
Al respecto, la Policía y las Fuerzas Armadas dijeron que sólo usaron
agentes químicos, que los cocaleros estaban armados y que “se
dispararon entre ellos”.
El ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, señaló que las muertes
fueron causadas por infiltrados: “Hemos podido determinar que se
trataría de armamento de uso militar. Uno de los fallecidos presenta
una herida de muerte realmente singular, porque la bala entra por
atrás y va de arriba hacia abajo. Es decir que no provino de un
enfrentamiento cruzado”, aseguró.

A pesar de ese luctuoso hecho, Añez redobló su discurso violento y
amenazó con más represión: “Vamos a asumir medidas
constitucionales que nos permitan restaurar el orden público y el
normal desarrollo de la actividad económica para entregar, después de
nuestro mandato, un Estado viable y con posibilidades de desarrollo”,
dijo en conferencia de prensa.
A un año de la Masacre de Sacaba, el pueblo pide justicia.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter