ARCE GÓMEZ, NARCOTRÁFICO Y CORONAVIRUS ARCE GÓMEZ, NARCOTRÁFICO Y CORONAVIRUS
Convirtieron a las Fuerzas Armadas en un gigantesco cártel de uniformados. Sus reuniones de gabinete eran fiestas romanas, cargadas de polvo de cocaína, traficantes... ARCE GÓMEZ, NARCOTRÁFICO Y CORONAVIRUS

Convirtieron a las Fuerzas Armadas en un gigantesco cártel de uniformados. Sus reuniones de gabinete eran fiestas romanas, cargadas de polvo de cocaína, traficantes y prostitutas Vips que de un día para otro,  creyeron que podían gobernar el país.

Fueron los máximos representantes de una generación de “valientes” violadores de mujeres indefensas, torturadores de embarazadas. Sus herederos continúan diseminando la semilla de la ignominia.

Durante su gobierno, el narcotráfico vivió sus años de gloria. Como el gobierno autoproclamado que al descubrirse sus vínculos con el “narcojet”, salió a decir que hay nueve cárteles en todo el país, como quién no quiere quedar sola en medio de forajidos.

Con los ojos amarillos, ajenos a toda realidad, cuando los países vecinos comenzaron a quitarles su respaldo, dijeron: “no importa viviremos a punta de charque y chuño”. En una actitud similar, el gobierno transitorio, rechaza la ayuda de China y Cuba para combatir el coronavirus.

Indolentes e insensibles, asesinaron de hambre a una generación de niños y a sus padres los fusilaron.

Sus almas chatas, les impidió ver que le estaban arrebatando al país, una generación de seres extraordinarios.

Detuvieron a cientos de periodistas, a balazos cerraron el “Semanario Aquí”, pero Radio Panamericana y el Diario, continuaron funcionando como si nada estuviese pasando en el país, que de golpe se convirtió en un antro.

En una de sus últimas entrevistas, el periódico Página Siete, resaltó que el malandra que acaba de morir, jugaba bien ajedrez.

Enviciados, como suspendidos en el aire, sus reuniones de gabinete eran fiestas romanas, cargadas de polvo de cocaína, traficantes y prostitutas Vips que de un día para otro,  creyeron que podían gobernar el país.

 

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter