AGOSTO, TIEMPO DE SAHUMAR AGOSTO, TIEMPO DE SAHUMAR
En las frías noches de agosto, el aire de pueblos y ciudades de Bolivia huelen a incienso, hierba khoa y copal. De acuerdo a... AGOSTO, TIEMPO DE SAHUMAR

En las frías noches de agosto, el aire de pueblos y ciudades de Bolivia huelen a incienso, hierba khoa y copal.

De acuerdo a la tradición, en agosto la Pachamama tiene hambre y la tierra se abre para recibir ofrendas. Por ese motivo, en todo el país, hombres y mujeres, viejos y jóvenes, ricos y pobres; en oriente y occidente, la ciudad y el campo; cumplimos con la tradición espiritual de ofrendar una “mesa” a la Pachamama.

Los primeros vestigios materiales de esta práctica de sahumar se remontan a la cultura tiwanakota, en cuyos sitios se han encontrado docenas de incensarios polícromos de cerámica con cabeza sobresaliente de puma, llama o jaguar.

Las piezas más bellas corresponden a las épocas III, IV y V; es decir, entre los años 324 y 1187 de nuestra era, en los que, tras muchos siglos de ser una cultura aldeana, Tiwanaku se transformó en un Estado que se expandió llegando a ocupar 600.000 km2 de extensión y se convirtió en el primer imperio andino.

Dentro la cosmovisión tiwanacota, la quema de la resina de copal procedente de los Yungas y de otras hierbas en incensarios zoomorfos, era frecuente, ya que el humo, por su movimiento ascendente, vinculaba el plano terrenal con el celestial.

De acuerdo al arqueólogo Carlos Ponce Sanginés, la cultura tiwanakota, al igual que otras antiguas, era etnocéntrica y consideraba que en el universo había tres planos superpuestos: el de abajo o mankapacha, el terrestre o kaypacha y el superior o alajpacha; planos que se interconectaban entre sí. Los tiwanakotas representaron su cosmovisión en la arquitectura de su ciudad capital, en la que el plano de abajo está representado por el Templete Semisubterráneo; y el superior, por el edificio terraplenado de Kalasasaya y por la pirámide de Akapana.

La costumbre de ofrecer sahumerios está tan arraigada, que no fue posible de erradicar ni con la extirpación de idolatrías realizada al principio de la Colonia, ni con la eliminación de reliquias que se practicó tras la revolución de Túpac Katari en 1780, ya que los nativos se dieron modos para encubrirla con elementos católicos y le dieron el nombre de “mesa” (misa, en pronunciación aymara).

La práctica fue atestiguada por varios investigadores, entre ellos el suizo Adolph Bandelier, quien en 1895 observó en la Isla del Sol una ceremonia de quema de incienso en las cuatro esquinas de una casa “besando la tierra y mirando al cielo, levantadas las manos en actitud suplicante”.

La tradición está tan arraigada en todos los puntos del país que no solo se practica en la intimidad del hogar, sino también en los negocios y oficinas privadas y públicas. Incluso muchos se dirigen a apachetas como La Cumbre, en cuya cúspide se ha instalado una cruz católica, para realizar la silenciosa ofrenda más cerca de los achachilas.

Este rito de sahumar, que cumplimos sagradamente para reconciliarnos con las fuerzas invisibles, es una prueba de que nuestra milenaria cultura no solo está viva, sino que continúa expandiéndose.

 

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.