A LA POLICÍA LE HICIERON EL CUENTO DEL TÍO A LA POLICÍA LE HICIERON EL CUENTO DEL TÍO
Engañados por los golpistas que “no les cumplieron”, repudiados por la población que los insulta y abuchea, la policía atraviesa el peor momento de... A LA POLICÍA LE HICIERON EL CUENTO DEL TÍO

Engañados por los golpistas que “no les cumplieron”, repudiados por la población que los insulta y abuchea, la policía atraviesa el peor momento de su historia.

Mientras los comandantes nacionales y jefes departamentales, se repartieron un botín de un millón de dólares, los policías de bajo rango reciben atención psicológica debido a la presión social a la que están expuestos por el repudio de la población, por haber apoyado el golpe.

Como una quinceañera que de pronto se ha quedado sin pretendientes, la policía nacional en un abrir y cerrar de ojos, de tenerlo todo se quedó sin nada. Ha perdido la soga y el cabrito en esta historia, donde los uniformados verde olivo, entregaron mucho más de lo que les pedían los golpistas.

Sumado a la crisis de legitimidad que atraviesan, cargan con el antecedente de ser la institución más corrupta del país.

En un informe publicado el 2014, la Policía Boliviana ocupa el primer lugar entre las instituciones más corruptas del continente. (https://www.paginasiete.bo/sociedad/2014/11/26/policia-lider-regional-entre-entidades-peor-imagen-39377.html).

De extracción popular e indígena, protestan con el rostro cubierto, pues temen ser reconocidos y enfrentar el rechazo de amigos, familiares y vecinos.

Queriendo esconder su procedencia, se arrancaron del uniforme la bandera (wiphala) que representa a las naciones y pueblos indígenas.

Pero la bandera terca, les flamea en la piel.

Compartir en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter